¡Hola!

Bien has hecho en venir, amigo.

Champú de caballo

Analizamos de primera mano uno de los temas que más preocupa a la sociedad de hoy día

Sin optimistas no hay periodismo

Repaso al periodismo actual con Jesús Martínez, periodista optimista, que no ingenuo

29M

Seguimiento especial de la huelga desde De Comer Aparte

Crónica de la Huelga

Cómo vivió De Comer Aparte la huelga durante 24 horas

Fotogalería de la Madrugada del 29M

Haz click para ver las fotografías de Sol, Mercamadrid y las cocheras de Fuencarral.

martes, 4 de enero de 2011

El Puti Joven, la inauguración


Bueno, creo que después de la resaca de Año Nuevo (pobre Cebollino que se emborrachó a base de zumo de uva creyendo que era Martini...), podemos continuar para seguir contándoos mis excusas de por qué dejé el blog abandonado. Aunque... creo que a estas alturas ya no cuela lo de las excusas y habéis descubierto que es todo una artimaña bien preparada para hablar de lo que a mí me dé la gana y para rellenar un poco esto.

Pero hoy la entrada sí que es especial, porque voy a hablar de algo en lo que llevo inmerso desde que comenzó Septiembre y que finalizó en Diciembre, justo el día en el que también terminé mi último examen. Todo empezó cuando nuestra monitora Sonia de los talleres de Radio, Teatro y Baile nos propuso a todos los miembros del Plan Joven de Campo Real un plan bestial para las novedades que estaban llegando al pueblo. Bueno, si soy sincero... las "novedades" que estaban llegando al pueblo tenían que haber llegado en 2009, pero es que el pueblo donde vivo es así a veces, muy responsable con sus obras y sus promesas y con unas prisas increíbles (¡JÁ!).

La novedades es que nos iban a construir un edificio para albergar al Plan Joven, que se haría independiente en Campo Real del resto de los pueblos que también conforman el Plan Joven. La Casa de Infancia y Juventud es algo que llevo repitiendo muchos meses. Es un nombre largo, por eso, desde verano, y a raíz de los bailes guarros que Sonia preparaba para el festival de verano, empezamos a llamarlo "El Puti Joven", porque todo lo que hacemos allí acaba siendo un desmadre impresionante (tenemos hasta gigolós profesionales) y porque teníamos que diferenciarnos del resto. Pero nos tenemos que remontar un poco más atrás, unos... 60 años o más. Todo ha llegado a raíz de que el edificio donde nos situábamos era la casa del médico y llevaba construida la torta de tiempo y, a 2010, estaba que se nos caía a cachos.  Por eso, el Ayuntamiento dio dinerito (600.000€) para que tuviésemos salas nuevas, más espacio, dos plantas y mucho material nuevo que utilizar y destrozar.

sábado, 1 de enero de 2011

¡Feliz año 2011!


Cebollino: ¡Cabrón! ¡Hijo de perra! ¡Llevo sin cobrar 3 putos meses por esto de la puñetera crisis! ¡¿Y tienes las santas narices de mandarme primero a Japón y luego de llamarme un 1 de enero para que felicite el nuevo año a los lectores que se habrán olvidado de este blog como yo me olvidé del dinero?! ¡Yo no sé ni cómo esto sigue vivo, cómo puedes tener aún visitas y como los fans del Facebook pueden tenerte aún por ahí en sus páginas favoritas! Y claro, tienes el valor de actualizar cuando te da la gana, vestirme de ciervo y hacerme sonreír en una foto cutre para que tus lectores se crean que te has preocupado por ellos cuando en realidad has preparado esta entrada una semana antes y la has dejado programada mientras tú te vas de fiesta a emborracharte con Cava y Champagne!

Vaya... alguien lleva una buena temporada sin dinero, y sin polvos ¿eh? Veamos, he tenido esto muy descuidado, creo que no hace falta ser un adivino y un investigador para darse cuenta. Pondría alguna excusa como que he estado muy metido en mis estudios (que lo he estado, a ver qué os vais a pensar), pero la verdadera razón es que el poder de una nueva red social me arrastró hasta los confines de la dejadez y ahora sólo me dedico a ella... Sí, queridos lectores, el pajarillo azul de Twitter me tiene agarrado por las pelotas. El vicio llega hasta límites insospechables, relleno las preguntas de los exámenes en 140 caracteres nada más y mis seguidores saben más de mi vida que mis padres.

martes, 28 de diciembre de 2010

Cebollinos por el mundo: gente que tiende su ropa en Internet


Sí, mandé a Cebollino a Japón. Encontré una oferta muy maja en Halcón Viajes y dije... pues hala, vete a Japón y tráeme alguna noticia interesante. Lo único que he conseguido es que se haya cepillado a alguna Oiran y que, al llegar a España, en el aeropuerto, haya comprado el "Qué!" y de allí haya sacado la noticia sobre Japón. Manda huevos para qué me gastaré yo el dinero en él. Voy a comentároslo un poco, que aquí hay más miga que... que en el pan.

Cebollino: Bravo... que empiece el Club de la Comedia...

Nos remontaremos a Fukuoka (prometo que nos he insultado), uno de los distritos de Japón. Allí también se remontaron hace un tiempo  las cámaras de Google Street View, que son como Dios, están en todas partes (lo que pasa es que Dios no lo publica en ningún lado y Google lo enseña por todos lados) y son un tanto guarrillas porque, al parecer, fotografiaron la ropa interior colgada en el tendedero de una japonesa muy maja (o no, yo que sé, no la conozco). La historia hubiese sido de esta manera: era una primavera muy bonita y la muchacha veinteañera estaba comiendo sushi, tallarines, viendo Shin-Chan, o lo que estuviese haciendo en ese momento, y como estaba muy aburrida, pues se puso a buscar en el Google Street View su apartamento. ¿Cuál fue la sorpresa? Pues que, aparte de su precioso apartamento, la imagen también contenía su ropa interior colgada en el patio.